Alimentación en la vida moderna.

En ningún otro tiempo en la historia de la humanidad han existido tantas enfermedades diferentes y tanta gente enferma. Resulta increíble y vergonzoso que en medio del progreso y la modernidad seamos incapaces de mantenernos en un perfecto estado de salud como con seguridad vivieron todavía nuestros abuelos a edades muy avanzadas.

Más doloroso es saber cómo hay niños que tienen enfermedades que presentaban los abuelos pocos años antes de morir y no como ahora, a pocos meses de haber nacido. ¿Es esto parte de la modernidad y el progreso?  Obviamente no, la vida moderna, tiene mucho de moderna pero no tiene nada de vida. Ahora las generaciones más jóvenes creen que la comida es aquella que se saca de un bote o un empaque porque además está fortificada pues en la etiqueta dice “adicionado con vitaminas” “adicionado con calcio” y que por lo tanto son comidas más nutritivas que las que podemos comer en su estado natural como una naranja o una manzana.  Miles de familias suelen ir a los súper mercados semanalmente y atiborran sus carros con comidas que sólo les van a producir enfermedades, pero lo peor de todo es que no logran darse cuenta y ver con claridad las consecuencias de sus actos, porque posteriormente tendrán que ir con el médico y comprar medicamentos con mucha frecuencia como si eso fuera parte de una vida normal. ¿Y desde cuando es normal vivir enfermo? Lo natural y lo normal es que vivamos en perfecto estado de salud.  Pero ahora a quienes comemos de manera saludable nos miran como si fuéramos marcianos y nos preguntan ¿Por qué comes así?!!!! ¿Así cómo? ¿Natural? ¿Desde cuándo comer natural paso a ser antinatural? En el momento en que caemos enfermos lo primero que debemos hacer es analizar nuestros hábitos alimentarios y corregirlos cuanto antes y no andar de médico en médico tratando de encontrar la salud, pues ésta no se encuentra en los fármacos se encuentra en la alimentación natural.

Miles de familias suelen ir a los súper mercados semanalmente y atiborran sus carros con comidas que sólo les van a producir enfermedades, pero lo peor de todo es que no logran darse cuenta y ver con claridad las consecuencias de sus actos, porque posteriormente tendrán que ir con el médico y comprar medicamentos con mucha frecuencia como si eso fuera parte de una vida normal. ¿Y desde cuando es normal vivir enfermo? Lo natural y lo normal es que vivamos en perfecto estado de salud.  Pero ahora a quienes comemos de manera saludable nos miran como si fuéramos marcianos y nos preguntan ¿Por qué comes así?!!!! ¿Así cómo? ¿Natural? ¿Desde cuándo comer natural paso a ser antinatural? En el momento en que caemos enfermos lo primero que debemos hacer es analizar nuestros hábitos alimentarios y corregirlos cuanto antes y no andar de médico en médico tratando de encontrar la salud, pues ésta no se encuentra en los fármacos se encuentra en la alimentación natural.

 Pero en estos tiempos modernos lo que importa es vender y no la salud de las personas, pues la publicidad y la mercadotécnica han llegado a lograr que incluso la gente le tenga miedo a las frutas no vaya a ser que “solo vayan a engordar”. Nos ha vendido la idea de que lo que está procesado es incluso más nutritivo y sabroso que lo que podemos preparar nosotros mismos en casa, de que nos ahorramos tiempo cocinando para estar más tiempo con la familia. Nada más alejado de realidad. Y lo peor de todo es que se los hemos creído, porque eso sí, la vida moderna es muy cómoda porque permite tener “comidas” en un instante sin dedicarle tiempo alguno, pero el precio que se tiene que pagar es muy alto.

Y no digo que la modernidad sea mala, creo que tiene muchas ventajas pero sobre todo en la parte de la tecnología, sin embargo en lo que se refiere a la alimentación me parece que hemos abusado y caído en los excesos, si bien es cierto que las comidas industrializas pueden resultar útiles al sacarnos de algún apuro o alguna emergencia, no pueden ni deben ser por ningún motivo la base de nuestra alimentación porque en algún momento se tendrá que pagar con el empobrecimiento de nuestra salud o con la vida misma. Tenemos que entender que se tratan de comidas desvitalizadas, desnaturalizadas y artificiales, por lo tanto, no aportan ningún beneficio a nuestra salud.

Procuremos entonces regresar a lo natural, llevar una dieta rica en frutas, verduras y semillas crudas pues éstas serán siempre garantía de salud y bienestar; muchos lo hemos comprobado con la experiencia personal como por ejemplo la dra. Ann Wigmore, quien se curó a sí misma de cáncer con una dieta llena de alimentos vivos. Después de haberse liberado de su enfermedad ella decía: “ los alimentos que usted come, pueden ser la forma más segura  y más potente de medicarse, o la forma más lenta de envenenarse”. Usted elige.

2 comentarios sobre “Alimentación en la vida moderna.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s